Etiquetas

, , , , , ,

Cuando, allá por el año 2010, me mudé a nuestra nueva sede, decidí aprovechar el cambio y no colgar -para disgusto de mi madre- ni un solo título en las paredes del despacho. En lugar de ello, colgué unos cuadros, aunque tampoco muchos, para aprovechar la luminosidad de las paredes. Bueno, por eso y porque el bricolaje no es lo mío.

Bromas aparte, no faltó quien reforzó mi decisión afirmando, con ingenio, que “los títulos eran como muletas, que te sirven para empezar a andar pero que, cuando corres, te estorban”. Exacto.

Cuatro años después leo que Tom PETERS, al hablar de excelencia, recomienda que examines y mires de qué hablan tus paredes:

¿Hablan del PASADO? Será así cuando aparezcan placas, premios y fotos de eventos pasados. En ese caso los visitantes pensarán que veneras el pasado o que están en un museo.

¿Hablan del MAÑANA? En ese caso, aparecerán imágenes de trabajos en progreso o noticias de prensa.

Dice PETERS que la idea la tomó de Steve JOBS quien, cuando salió de la jungla para volver a APPLE, una de las primeras cosas que hizo fue borrar de su despacho y de las instalaciones en general toda huella de glorias pasadas.

JOBS pensaba que EL PRODUCTO HEREDADO ERA POCO ESTIMULANTE; quería que el lugar de trabajo reflejase el trabajo en progreso, no los iconos de antaño.

Así que, lamentándolo mucho por mi madre, el único certificado que aparecerá en las paredes será el de calidad y, además, se mantendrá ahí porque no es un trofeo, sino para recordar a todos los miembros del despacho nuestro compromiso con la calidad y que el mismo se tiene que renovar año tras año.

Anuncios